El diputado Américo De Grazia informó en la noche de este jueves que un grupo de indígenas cerró la troncal 10 a la altura de San Luis de Morichal (Sifontes) para exigir la entrega de los cuerpos y el cese de los crímenes contra la etnia.

Las fallas en el servicio no se limitaron a la Villa del Yocoima. En Ciudad Guayana y en Ciudad Bolívar también hubo interrupción del suministro.

En las elecciones regionales del 2012, el oficialismo ganó en nueve de los 11 municipios del estado Bolívar. En esta ocasión, aun con la alteración de actas, el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) perdió fuerza y ganó solo en cinco municipios.

“Estamos compactando y colocando una base con piedra pulmón para abrir el paso provisional entre las 10 de la noche y mañana (miércoles)”, informó el vicepresidente del CLEB, Aldrin Torres, quien estima que la reparación de la troncal esté lista en 45 días. El presidente de Inviobras, Héctor Herrera Jiménez, cree que el plazo será de “menos de un mes”. Torres informó que por la trocha solo podrán circular vehículos livianos y carga pesada con alimentos y combustibles, únicamente.

La imagen de vehículos con bidones en el techo; conductores surtiendo artesanalmente a otros en zonas residenciales; colas de varias cuadras en las cercanías de las estaciones de servicio y, frente a eso, una total desinformación por parte de las autoridades han sido las principales marcas del grave desabastecimiento de combustible que empeora el transporte público y somete a particulares a hacer varias horas de cola para surtir sus tanques.

Abrirán una trocha paralela a la zona del derrumbe, kilómetro 42 entre Las Claritas y El Dorado. En agosto, el alcalde de Sifontes, Carlos Chancellor, alertó sobre el riesgo de derrumbe de 12 alcantarillas, cuyo colapso -advertía- dejaría incomunicado a parte del municipio Sifontes, Gran Sabana y frontera de Brasil con el resto del país, como en efecto ocurrió el fin de semana.

En la mañana del miércoles, uniformados de la Guardia Nacional Bolivariana llegaron al punto de la protesta para conocer los motivos que la originaron y mediar para que permitieran el paso de las máquinas del CNE para la elección de la Constituyente.

Las disputas entre las bandas parapolicías que operan al sur del estado Bolívar han causado zozobra entre sus habitantes. Un nuevo incidente de violencia ocurrido el domingo en la capital del municipio Sifontes, no solo alertó a los tumeremenses, sino que evidenció la debilidad del Estado para controlar a estos grupos delictuales que imponen su ley en el pueblo. “En el pueblo se dice que la incursión en La Caratica durante el fin de semana fue entre el Tren de Guayana -banda contraria a la del Tren de Dios– y la OLHP”, afirmó una residente.

Los grupos armados vinculados a la explotación del oro colocan, nuevamente, en vilo a los habitantes de la capital del municipio Sifontes, al sur del estado Bolívar. Una balacera que se escuchó en varios sectores de la población causó pánico y este sábado el comercio no abrió sus puertas debido a la intimidación de las bandas delictivas sin que mediara ninguna autoridad.

El suceso que marcó a Venezuela en el 2016 dejó mayor inseguridad para la población de Sifontes. El despliegue militar y gubernamental fue momentáneo y el hampa se explayó para dominar la zona, acorralando a las autoridades.

Página 1 de 6

Los centros de coordinación policial Cachamay, 11 de Abril y Roscio han sido atacadas con armas de fuego y granadas en apenas cuat...

En otro caso en el que convergen el hacinamiento carcelario, la permanencia de reos en centros de detención preventiva y descontro...

Allanamientos violentos y sin órdenes judiciales suceden en la entidad desde 2017, efectuados por los oficiales. Los vecinos han d...

A Víctor Manuel, de 18 años, lo encontraron decapitado. Su cabeza estaba incrustada entre las rejas de una casa de la invasión La ...

El director del Observatorio Venezolano de Violencia (OVV), Roberto Briceño León, estuvo en un foro de la Escuela de Derecho de la...