Domingo, 07 Febrero 2016 00:00

Brasil evade por unos días el zika, la pobreza y la corrupción con el carnaval

 
Valora este artículo
(0 votos)
Brasil evade por unos días el zika, la pobreza y la corrupción con el carnaval Fotos @Folha, @JornalOGlobo
     
 

barra 13aNaranja220

MÁS INFORMACIÓN

Brasil y Estados Unidos acuerdan desarrollar vacuna contra el zika

barra 4naranja220

OMS declara emergencia sanitaria global por virus del zika

barra 4naranja220

Patriotismo y pedidos de intervención marcan actos contra Rousseff

barra 4naranja220

Rousseff: Usar crisis para llegar a poder es versión moderna de golpe

 
     

Río de Janeiro.- Carnaval y Brasil son dos palabras que se atraen mutuamente: cuando alguien escucha una de ellas, en forma automática piensa en la otra.

Y sobran razones para eso. Los brasileños viven y celebran el Carnaval en cada rincón del país, de manera entusiasta y divertida, más allá de toda y cualquier circunstancia adversa.

Este año, la fiesta del Rey Momo ya se hace sentir en las calles más allá de la crisis económica, los escándalos de corrupción e incluso del virus del zika, cuya llegada a Brasil, en 2015, coincidió con el estallido de una epidemia de microcefalia en bebés que tiene aterrorizadas a las embarazadas del país.

En Río de Janeiro, el Carnaval brasileño más famoso -aunque no el más multitudinario- comenzó oficialmente el viernes, día en que el alcalde, Eduardo Paes, le entrega las llaves de la ciudad al Rey Momo.

La ceremonia es una suerte de código que decreta que hasta el Miércoles de Ceniza todo está permitido.

Tanto, que incluso esa fecha límite es vulnerada. Aun cuando ese día comienza la recatada época de la Cuaresma, el mayor país católico del mundo se permite extender los excesos propios de las festividades por una o dos semanas más, dependiendo la región.

El Carnaval en la capital fluminense no se restringe a los suntuosos desfiles del domingo y el lunes en la avenida Sapucai, en la que las escolas de samba lucirán sus trajes lujosos, sus musas de cuerpos esculturales y sus puestas en escena de ensueño, en la disputa por ser la campeona de 2016.

Blocos y folioes 

El verdadero Carnaval, según los propios cariocas, es en las calles, donde decenas de comparsas, llamadas blocos, agitan noche y día llevando tras de sí a millares de folioes (seguidores, público en general) que, disfrazados, cantan, bailan, beben y representan todo tipo de personajes.

De hecho, mientras que los desfiles en el Sambódromo son dos y duran dos días, los callejeros comenzaron a mediados de enero y seguirán sin pausa hasta mediados de febrero.

Según informaron las autoridades cariocas, hasta el 22 de febrero habrá 582 desfiles por la ciudad, a cargo de 550 blocos, algunos de los cuales desfilan más de una vez.

Bloco oglobo

De acuerdo con una investigación del diario brasileño Journal O Globo se pueden quemar hasta casi mil calorías en un maratón de cuatro días por los blocos / Foto @JornalOGlobo

Aunque los ojos del mundo estarán en el sambódromo de Río, el espíritu -y el cuerpo- del Carnaval estarán presente en cada rincón del país en distintos festejos, diversos en sus formatos, iguales en desenfreno.

En Salvador de Bahía, cuyo Carnaval está catalogado como la mayor fiesta popular del mundo, según la Alcaldía, el Carnaval ya comenzó.

Al menos siete tríos eléctricos -gigantescos palcos móviles con cantantes en vivo- comenzaron el jueves a recorrer sus circuitos por las calles empedradas del centro de la primera capital del país, arrastrando tras de sí a verdaderas multitudes con su contagioso ritmo axé.

Los bailes detrás de los enormes escenarios ambulantes se convierten, conforme pasan las horas y corre la cerveza, en verdaderas fiestas dionisíacas, en las que forma parte del juego, por ejemplo, el besar en la boca a anónimos, cuantos más, mejor.

Fue en honor al hecho de que la fiesta en Salvador la hacen los anónimos que la Alcaldía eligió como tema central este año: “Ven a disfrutar la calle”.

“Es un reconocimiento a los participantes de la fiesta, que año a año registra números superlativos: son 25 kilómetros de calles y avenidas exclusivas para desfiles; 3 mil periodistas acreditados; 250 horas de transmisión; 250 mil empleos directos e indirectos; 10 millones de litros de cerveza consumidos; más de 600 atracciones musicales y 1.500 millones de reales (unos 384,6 millones de dólares) circulando en la economía de la ciudad”, indicó la Alcaldía.

Carnaval3

En Belo Horizonte la temática de héroes se hizo presente en estos carnavales

En todo Brasil 

En el resto del país, en cada pueblo, en cada barrio, en cada casa, brasileños felices por el simple hecho de que es Carnaval replicarán el espíritu festivo a través de la música muy alta, el alcohol circulando desde la mañana, los niños correteando en las veredas hasta muy entrada la noche.

Todos vistiendo atuendos especiales, comiendo cosas distintas, encarnando sus fantasías, que no por casualidad es el nombre que se le da en Brasil a los disfraces.

A partir del viernes quedó atrás el proceso para despojar del poder a la presidenta Dilma Rousseff, la desigualdad mais grande do mundo, el sexto título mundial de fútbol que no llega, la inflación y el desempleo, ambos rondando el 10 por ciento.

Nada empañará la alegría generalizada, que como por arte de magia, y durante varios días, liberará instintos, desatará pasiones y sacará a relucir el perfil más creativo de un pueblo esencialmente feliz. 

Visto 1926 veces Modificado por última vez en Domingo, 07 Febrero 2016 21:41

Repasamos una de las películas animadas más importantes del cine japonés con una relectura de Daniela Tabata Bottini. ...

La música y la acción se conjugan en un filme dinámico y lleno de adrenalina. Virginia Rubiano nos cuenta qué encontraremos en Bab...

Stanley Kubrick nunca fue indiferente al momento de establecer sus opiniones sobre la sociedad en sus películas. Rodolfo Pereda an...

Dan Gilroy y Jake Gyllenhaal le dan vida a una retorcida historia que expone las entrañas del periodismo amarillista. Verónica Bas...

El terrorífico remake de It obtiene un tratamiento comparativo de Daniela Charagua con la antigua versión, protagonizada por Tim C...