En Venezuela un almuerzo puede costar más de dos millones de bolívares y el salario mínimo al mes es de tres millones, así que para alimentar a una familia y comprar una canasta alimentaria básica serían necesarios por lo menos 100 sueldos mínimos. ¿Irse a Colombia para sobrevivir o quedarse para morir de hambre? Para algunas madres la segunda no es una opción. Historias desde un comedor comunitario en Cúcuta. 

Este es el razonamiento: más controles, menos producción, más escasez. Bastó que el gobierno obligara a varias cadenas de supermercados a reducir sus precios –ninguna con sucursal en Ciudad Guayana– para que la escasez se agudizara en la otrora urbe industrial. “Ni lo básico se consigue”, lamentó una ama de casa, mientras el régimen, en su tozudez por un modelo económico fracasado y en la eterna excusa de una guerra económica que pocos creen, sigue sin atender la emergencia humanitaria nacional.

En el décimo mes del año, se requerían 19 salarios mínimos para cubrir la cesta de alimentos para una familia de cinco miembros.

Una familia venezolana requería 12,3 salarios mínimos para cubrir la cesta de alimentos del tercer mes del año, sin considerar servicios públicos.

Ante la escasez y el desabastecimiento, las familias se las ingenian para llevar la proteína y carbohidrato a la mesa. Yuca y sardinas es el plato más popular en Guayana.

A partir del 4 de junio, y hasta que el Banco Central de Venezuela (BCV) lo determine, los precios deberán identificarse solamente...

Está previsto que el proyecto, cuya puesta en marcha estaba planteada para 2011, sea concluido a finales de 2018. ...

Persiste el descontrol en las zonas auríferas. “El Arco Minero como tal no existe. Lo que se hizo fue subirle el volumen a la...

Negocios del mercado de Chirica comercializan una res por semana en promedio. Sin embargo, admiten que la gente ya no compra un ki...

La preventa del criptoactivo inició este martes. Pese a las fallas del portal web en el proceso de registro de los interesados, Ma...