Los guayaneses pagan las consecuencias de la improvisación irresponsable con la que Francisco Rangel Gómez manejó el tema del transporte. El sucesor en el cargo, el cuestionado Justo Noguera, tampoco ha tomado el problema con la eficacia del caso, más allá del propagandismo para sus vanaglorias. Pero ninguno de los dos burócratas padece el calvario de todos los días que sí padecen los ciudadanos, algunos de quienes deben invertir hasta seis horas diarias para movilizarse: es el suplicio del transporte público en Ciudad Guayana.

La precarización del servicio de transporte público sigue su senda cuesta abajo. Prueba de ello fue la situación que padecieron los usuarios de la parada de la Casa de la Mujer, en San Félix, quienes tuvieron que cerrar la avenida Guayana para obligar a un bus oficial articulado a cargar pasajeros en la estación. El vehículo intentaba ir directo a otras paradas, también abarrotadas de ciudadanos a la espera, para evitar las protestas que normalmente se dan en ese punto. La guagua, en definitiva, sigue yendo en reversa.

Dos protestas por transporte signaron la jornada de este jueves. La primera se dio a la altura de Sierra Parima, en la mañana, y la segunda en la parada del Trébol. En ambas, la falta total de unidades hastió a los pasajeros, que recurrieron a trancar las calles para llamar la atención de las autoridades.

El rechazo a la gestión del órgano electoral estuvo presente entre los votantes que participaron en los comicios de este domingo.

Como si no fuesen suficientes las colas para el transporte público y para retirar efectivo de los bancos, los guayaneses son ahora sometidos a filas kilométricas y de varias horas para recargar combustible. El candidato oficialista a gobernador, Justo Noguera, se aprovechó de la situación prometiendo gandolas con millones de litros y una solución para esta semana.

Los guayaneses todos los días buscan maneras creativas para afrontar la crisis. Ya sea en actividades coloridas como coser, o mezclando habilidades como cuidar de niños y forrar libretas escolares. Siempre, ante el golpe de la economía que los angustia, mientras unos se quedan en la desesperanza, otros ven la luz en un país en penumbras para seguir adelante, bien por su necesidad de sobrevivencia o por su voluntad inquebrantable de superarse.

Choferes y usuarios discuten. Algunos ciudadanos están dispuestos a pagar 300 bolívares para trasladarse, y aunque otros entienden los motivos, que van aunados a la crisis socioeconómica que arropa a cada guayacitano, asumen el aumento como otro golpe para su economía.

Desde las unidades de transporte público que cubren la ruta Alta Vista, La Churuata y Puerto Ordaz, periodistas y locutores rompen la censura informativa narrando las noticias más relevantes del acontecer en Guayana.

Unos 50 estudiantes de universidades de Guayana, entre las que destacan Unexpo, Unefa, UNEG y UDO, tomaron la iniciativa, luego de acuerdos con Fontur, de marcar con estampas las unidades que usarán la nueva tarjeta. 

La Confederación Bolivariana de Transportistas (CBT) propuso la estrategia para corregir los errores en las rutas y falta de unidades de transporte público en Caroní y el estado Bolívar.

Página 1 de 9

Asopemia celebró su 46 aniversario este viernes, en medio de las dificultades causadas por la hiperinflación, el déficit de insumo...

“Creo que la mayoría de los venezolanos no vamos a poder soportar esto, nos moriremos de hambre”, expresó Rosa Hernández, una jubi...

ISDA decidió reunirse de nuevo el lunes próximo “para continuar las discusiones respecto a las acciones” pendientes. ...

En una rueda de prensa en la que el peso de la crisis era atribuido a las medidas de naciones como Estados Unidos, un trabajador p...

El gremio de industrias alemanas manifestó su preocupación por las dificultades de pago del gobierno venezolano. “Incluso ante una...