Banner aniversario nuevo

Martes, 11 Octubre 2016 00:00

Los venezolanos también padecieron el huracán Mathew en Florida [+ fotogalería]

 
Valora este artículo
(2 votos)
 Ante el miedo, la organización fue la clave Ante el miedo, la organización fue la clave Fotos cortesía Mi Vida Como Mamá | Edwin Estrada
  barra 13aNaranja220

MÁS INFORMACIÓN 

Huracán Matthew amenaza costas estadounidenses tras dejar más de 100 muertos en Haití

 

Con la creciente migración de venezolanos a los Estados Unidos, país que alberga a nuestra más extensa colonia en el extranjero, era de esperarse que el impacto del huracán Matthew se sintiera no solo en tierras norteamericanas, sino también en Venezuela, ya no en términos literales sino en función a un fenómeno mediático más allá de lo habitual, por cuanto entre otras razones, justamente Florida es el estado donde reside la mayor cantidad de compatriotas.

Luego de haberse formado en las islas de Barlovento, al suroeste del mar Caribe, tocando Venezuela, Colombia, Puerto Rico, Jamaica, República Dominicana donde por cierto dejó cuatro fallecidos y habiendo devastado Haití con más de ochocientos decesos al cierre de esta edición, el temible huracán, de categoría cuatro, entraría en las costas de los Estados Unidos como el huracán más poderoso de los últimos 9 años, luego de Felix en el 2007.

Con vientos sostenidos de 225 KPH y una velocidad de traslación de solo 19 KPH, era natural que el gobernador de la Florida, Rick Scott, declarara el lunes 3 de octubre el estado de emergencia, destacando las medidas a ser tomadas por la población, que incluía desde la adquisición de kits básicos de primeros auxilios hasta el desalojo de zonas de impacto directo.

Todos en alerta

La comunidad siguiendo las pautas estatales y federales, inició así su preparación para recibir este fenómeno, que variaría según la zona de residencia. Agua, enlatados, linternas y velas, comida no perecedera y medicinas tendrían que encontrarse en casa para el jueves 6 de octubre, día estimado para el impacto, para lo cual se suspendieron las clases en la mayoría de los condados, habilitando buena parte de las instalaciones educativas como refugios para las personas que serían evacuadas de las áreas de mayor riesgo, entre las que destacan West Palm Beach, Daytona Beach, Cocoa Beach y Cabo Cañaveral, todas en la costa este.

Los hoteles también mostraron un incremento en su ocupación, sobre todo en ciudades como Orlando, Tampa y Miami, donde propios y visitantes buscaban un lugar seguro, que ofreciera un posible albergue

La voz tricolor

¿Pero cómo vivieron los venezolanos este fenómeno climatológico tomando en cuenta que la mayor cantidad de compatriotas que reside en este país nunca había pasado por una situación similar?

Las agrupaciones de venezolanos a lo largo y ancho de la Florida se activaron a través de las redes sociales, con el fin de informar, responder interrogantes y alertar en tiempo real a su comunidad, la cual se vio más afectada en el centro y noroeste del estado, sobre todo en las zonas costeras.

Kissy Borjas, una odontóloga que llegó a Orlando desde Guayana, manifestó que “…al principio teníamos bastante expectativa, después esa expectativa fue cambiando a bastante miedo y temor (…) el venezolano no está acostumbrado, no está preparado a este tipo de situaciones”.

Indicó que ante el miedo tocó informarse, a escuchar las noticias con el fin de resguardar y proteger la familia. “A medida que fue transcurriendo el día y que íbamos recibiendo más información, ese sentimiento de angustia fue cambiando, debido a que las medidas del país son extremas (…) son supremamente cuidadosos, todo tiene que ser como debe ser, prevén hasta lo imposible, pero lo prevén, porque puede ser posible, lo que le genera a uno angustia por preguntarse si uno realmente está preparado”.

Otro elemento a destacar es el referido a las compras, por cuanto al activarse la emergencia, incluso llegando al toque de queda en varios condados, los ciudadanos procuraron adquirir todo lo posible preparándose para lo peor. “… y dijimos, vamos a salir a hacer compras nerviosas, adquiriendo cosas que no sabíamos si eran necesarias o no, sin importar la cantidad que sea. Mejor es que sobre a que nos falte”.

Las zonas vulnerables al huracán, las que directamente recibieron su impacto por estar en trayectoria, no vivieron este tipo de situación puesto que tuvieron que ser evacuadas de sus residencias. Se calcula que más de 2 millones de personas fueron reubicadas en refugios habilitados para tal fin, hoteles y en casas de familiares. En el caso de los refugios las autoridades previeron la entrega de comida, artículos de higiene personal e incluso colchones inflables y mantas para la noche.

Activación ciudadana

Sibyl Perret·Gentil, conocida periodista y locutora proveniente de Guayana, fundadora de Mi Vida como Mamá, tiene un club de madres en las ciudades de Orlando y Kissimmee, donde un importante número son venezolanas. En la actualidad tiene 190 afiliadas y también tuvo la oportunidad de registrar lo que se vivió antes, durante y después del fenómeno natural: “tuvimos mamás de Maracay que viven en Kissimmee que se fueron a un refugio de la ciudad (…) tuvimos otra mamá que nos mostró las fotos de cómo colocaban las tablas en las ventanas en su casa puesto que viven en un town house, entonces cada una iba informando, siempre estábamos pendientes de qué necesitaba la otra, el pasar información de los números de contacto…”

Sin duda las medidas tomadas por las autoridades no solo fueron elocuentes sino que a juicio de muchos venezolanos excedieron las precauciones de una manera exagerada, pero que sin duda sirvieron como un aprendizaje sobre todo cuando se viene de un país donde prácticamente la prevención y planificación no existe.

Borjas manifestó que “la angustia a mí me la generó el exceso, a mi parecer, en prevención, porque nosotros no estamos acostumbrados a eso (…) generalmente es un desastre en nuestro país. Uno tiene que venir a adaptarse, a que eso es lo correcto. Hay una situación de peligro y hay ciertos parámetros para poder prevenir accidentes o mayores daños a la salud y la vida, entonces uno debe cumplir esos parámetros de manera normal y natural…”

Perret·Gentil también destacó “que lo más importante es no subestimar, porque uno ya pasó esta experiencia y escucha a muchas personas diciendo que sabía que no pasaría nada (…) hoy tuvimos la fortuna de que no nos pasó, pero uno siempre debe acatar el llamado de las autoridades en que si es desalojar es desalojar, si es tomar previsiones es tomar previsiones. Yo creo que eso es lo más importante de lo que yo aprendí de esta experiencia”.

Para nuestra comunidad, el aprendizaje ha sido claro: prevención, planificación y cero subestimación. Los canales y medios de información trabajaron de manera eficiente, así como las instituciones públicas y privadas. Pero sobre todo, la ciudadanía jugó un papel fundamental al acatar las medidas establecidas, disminuyendo así significativamente las posibles consecuencias de afrontar un fenómeno de este nivel con poca o nula preparación.

Huracan2

Huracan3

Huracan4

Huracan5

Huracan7

 Huracan8

Huracan9 

Visto 1942 veces Modificado por última vez en Martes, 11 Octubre 2016 01:35

El reciente informe de la Oficina de Derechos Humanos de las Naciones Unidas sobre la situación de Venezuela, recoge testimonios q...

Los resultados del proceso del 20 de mayo, y las exigencias previas a ese evento –las cuales no se cumplieron- no vislumbra un pan...

El dictador Maduro anunció que el ahora exvicepresidente Tarek El Aissami asumirá la vicepresidencia sectorial de Economía. ...

Carissa Etienne solo se reunió con el ministro de Salud del régimen, Luis López. La oposición asegura que no ha visto la realidad ...

El Programa Venezolano de Educación-Acción en Derechos Humanos (Provea) presentó este miércoles la 29ª edición de su Informe Anual...

Según la organización defensora de derechos humanos Foro Penal Venezolano (FPV), antes de las excarcelaciones de este miércoles ha...