Lunes, 06 Noviembre 2017 00:00

Un hombre mató a tiros a 26 personas en una iglesia de Texas

 
Valora este artículo
(0 votos)
El atacante entró vestido de negro al templo El atacante entró vestido de negro al templo Foto cortesía AFP | El País
  barra 13aNaranja220

MÁS INFORMACIÓN

Atentado terrorista deja ocho muertos en Nueva York

 

Un hombre abrió fuego en una iglesia bautista en una pequeña localidad de Texas y mató a 26 personas, informó el gobernador Greg Abbott, quien describió el hecho como “el mayor tiroteo masivo en la historia del estado”.

Abbott se comunicó con el presidente estadounidense, Donald Trump, quien se encuentra en Tokio. Unos 20 ciudadanos fueron transportados a hospitales locales con lesiones que van de menores a severas tras el ataque en la First Baptist Church de Sutherland Springs. Las víctimas tienen entre 5 y 72 años.

El sheriff del condado de Wilson, Joe Tackitt, dijo en la misma conferencia de prensa en la que habló el gobernador que aún no se conoce la identidad de las víctimas porque se está trabajando en la escena del crimen.

Sin embargo, previamente el pastor Frank Pomeroy confirmó que su hija de 14 años había muerto en el ataque. Pomeroy y su esposa no estaban en el pueblo ni en la misa el domingo, según afirmó a ABC News.

Responsable, muerto 

De acuerdo con Freeman Martin, del Departamento de Seguridad Pública de Texas, el autor del tiroteo era un hombre blanco. El sujeto fue visto en una estación de servicio a las 11:20 am (17:20 GMT) vestido de negro antes de cruzar la calle y disparar fuera de la iglesia. Siguió disparando mientras ingresaba en el templo, matando a dos personas fuera del edificio y a 23 dentro. Una creyente murió más tarde en el hospital, dijo Martin.

En medio de su raid fue enfrentado por un residente local que tomó su arma y corrió hacia la iglesia. El hombre logró que el autor de la masacre dejara su arma y huyera hacia su auto.

El autor del tiroteo -de acuerdo con CNN, un hombre de 26 años- fue perseguido por el residente local mientras huía en un automóvil y fue hallado luego muerto en el vehículo. Aún no está claro si se suicidó o fue ultimado por el residente que lo perseguía.

Según una testigo, se escucharon al menos 20 tiros seguidos. Otros presentes hablaron de que el asesino recargó varias veces el arma.

En promedio suelen ir unas 50 personas a la misa de los domingos en la iglesia de esa pequeña localidad de Texas, de unos 100 habitantes, ubicada unos 50 kilómetros al este de San Antonio.

El pastor Paul Buford, de otra iglesia de la zona, señaló a periodistas que la comunidad consiste en solo dos gasolineras, dos iglesias, una oficina postal y un pequeño supermercado. 

“Acto del mal” 

En declaraciones desde la residencia del embajador estadounidense en Japón, en Tokio, el presidente Trump afirmó que el tiroteo fue un acto del mal.

“(Durante una crisis) Los estadounidenses hacemos lo que mejor nos sale: nos unimos y nos damos la mano y nos tomamos del brazo y nos mantenemos fuertes a pesar de las lágrimas y la tristeza”. El país oriental es la primera escala de la gira asiática de Trump, que lo llevará también a Seúl, en Corea del Sur, y a China, Vietnam y Filipinas.

Una testigo dijo a MSNBC que Sutherland Springs es tan pequeña que no hay bomberos y todos se conocen. Por eso aseguró que lo que ocurrió el domingo afecta a todos.

Hace aproximadamente un mes un hombre causó conmoción mundial al disparar desde una ventana de hotel en Las Vegas contra la gente que asistía a un show de música country, matando a 58 personas. Otras 500 resultaron heridas. El autor de la masacre, considerada la peor en la historia reciente de Estados Unidos, se suicidó.

En 2015, Estados Unidos fue testigo de otro tiroteo en una iglesia, cuando un joven de 21 años entró en una iglesia en Charleston, en Carolina del Sur, y mató por motivos racistas a nueve creyentes afroamericanos. El autor fue condenado a muerte. 

Visto 785 veces Modificado por última vez en Lunes, 06 Noviembre 2017 01:33